Tiempo de Lectura:6 Minutos, 35 Segundos

En un puñado de aeropuertos importantes en todo el mundo, los principales proyectos de construcción destinados a satisfacer la mayor demanda de pasajeros se están deteniendo debido a las preocupaciones

de que después de que termine la crisis del coronavirus, los viajeros tardarán en recuperar su devoción por pasar largos períodos de tiempo “confinados en herméticos tubos de metal, llenos de aire recirculado” . Sin embargo, en otros aeropuertos, el trabajo en nuevas pistas, terminales y renovaciones continúa a buen ritmo.

El Airport Council International (ACI) informóque los viajes aéreos han disminuido en un 95 por ciento respecto al año 209 como resultado de la prohibición de viajar y los bloqueos en muchos países. También han estimado que el número de pasajeros para 2020 podría caer en un 40 por ciento, lo que representa una disminución significativa en los ingresos de las aerolíneas y aeropuertos de todo el mundo. Según un informe del Wall Street Journal, los pronósticos anticipan que los viajes aéreos no volverán a los niveles previos al coronavirus hasta 2023; por supuesto, existen numerosas variables, incluida la creación de una vacuna, que podrían influir fácilmente en la futurología de la industria. La incertidumbre acerca de cuándo se restablecerála demanda ha dado lugar a una creciente inquietud a la hora de proceder con las reformas de aeropuerto de miles de millones de dólares; las opciones son pausar el trabajo indefinidamente o reducir drásticamente los planes (Aeropuerto Internacional de San Francisco, Aeropuerto Internacional de San Diego, Aeropuerto Internacional de Orlando, Aeropuerto de Auckland en Nueva Zelanda recién libre de COVID) o, alternativamente, continuar avanzando según lo planeado (Aeropuerto Internacional de Hong Kong, Chicago O ‘Hare, el aeropuerto de Frankfurt en Alemania y el aeropuerto de Western Sydney, que seráel segundo aeropuerto de la ciudad más poblada de Australia cuando se inaugure en 2026, siempre que se mantenga la programación de construcción actual).

“Estamos convencidos de que nuevamente veremos un crecimiento a largo plazo en el tráfico aéreo”, informó al WSJ, Stefan Schulte, presidente de la junta ejecutiva del operador del aeropuerto de Frankfurt, Fraport AG, al informar a los inversores en una reciente reunión de accionistas. “Una nueva terminal no se basa en una perspectiva de solo dos o tres años, sino en las próximas décadas”.

Según los informes, otro gran proyecto aeroportuario en Alemania, el nuevo Brandenburg Berlin Airport, diseñado por GMP Architects y JSK International, todavía estáprogramado para abrir este otoño después de un período de construcción de casi 15 años acosado por retrasos aparentemente interminables. Queda por ver qué nivel exacto de demanda tendráel nuevo aeropuerto de Berlín, que se espera se convierta en el tercero más ocupado de Alemania una vez que esté en pleno funcionamiento, cuando finalmente se abra en unos pocos meses.

Aunque las naves todavía no depegan de las pistas de Berlín Brandenburg, las controversias empiezan a tomar altura. Un artículo de la  BBC Mundo lo declara el aeropuerto con medio millón de fallas que contradice la imagen de eficiencia de Alemania , mientras que el estudio OPPOSITE OFFICE, firma de arquitectura dirigida por Benedikt Hartl, ha propuesto transformar el BER en un “Superhospital” para pacientes con COVID-19 (coronavirus). El proyecto ha estado en construcción desde 2006, originalmente se planeó abrir en 2011, previo a que se encontrara con una serie de retrasos y sobrecostos. “El aeropuerto es un ejemplo de planificación incorrecta y explosión de costos”, dice hartl, quien escribió una carta abierta al ministro de salud alemán, Jens Spahn. Voy a desarrollar este tema en un próximo artículo. Volvamos al eje.

Además de la ansiedad acerca de quétan pronto se reanudará la demanda después de la pandemia, muchos aeropuertos con ingresos limitados que optan por posponer o reducir el trabajo lo están haciendo porque necesitan el efectivo a corto plazo para costear el mantenimiento básico, los salarios de sus empleados y subsidios para los inquilinos minoristas afectados por la crisis del coronavirus. Simplemente, no tiene sentido, como es el caso en el Aeropuerto Internacional de San Francisco, continuar con una renovación de la terminal de mil millones de dólares durante un tiempo en que las terminales existentes están medio vacías y el déficit de ingresos continúa creciendo.

En general, se desconoce la duración de estos retrasos en la construcción. En el (anteriormente) rápido crecimiento Austin-Bergstrom Airport en Texas, que experimentóuna caída del 52 por ciento en el tráfico de pasajeros en marzo pasado en comparación con el mismo mes del año anterior, las autoridades dicen que es demasiado pronto para saber cuándo se trabajará en la expansión planificada de ese aeropuerto comenzará. “Es realmente demasiado pronto para proyectar exactamente cualquier cronograma difícil sobre cuánto cambiarán las cosas de una manera u otra y parte de eso también se debe a la rapidez con la que rebotamos en la demanda de pasajeros”, dijo el portavoz del aeropuerto Bryce Dubee a KVUE, afiliado local de ABC. “Probablemente tomará varios años volver a los números que estábamos viendo antes de 2020. Realmente ha habido un impacto en toda la industria de la pandemia de COVID-19″.

Un aspecto positivo de la construcción del aeropuerto no mencionado por el Journal es la expansión en curso de 4.1 mil millones de dólares del Aeropuerto Internacional de Salt Lake City, que se completarádos años antes y 300 millones de dólares por debajo del presupuesto debido en gran parte a la pandemia. Como lo explicó el Salt Lake Tribune, debido a que el número de pasajeros ha sido tan bajo durante la crisis, algunas terminales y vestíbulos más antiguos pueden ser demolidos antes de lo programado, evitando reconfiguraciones de puertas de embarque, con lo consecuentes costos demoras y complicaciones que hubieran sido necesarias durante la construcción posterior.

Contrariamente y a pesar de las dramáticas caídas de ingresos, algunos proyectos han tenido un efecto contrarios como es el caso de la  expansión del Aeropuerto Internacional de Denver  que se ha acelerado  durante la pandemia, ya que los pasajeros en gran medida continúan alejados. También el caso con la muy esperada remodelación de 3.500 millones de dólares del famoso aeropuerto LaGuardia de Nueva York, donde el trabajo se detuvo durante las primeras fases de la pandemia. Como Forbes informó, el Oficial Principal de Finanzas de Delta Air Lines, Paul Jacobson, explicóen la Conferencia de Transporte Global de Wolfe Research en mayo que la fuerte caída de pasajeros ahora ha permitido a Delta no solo “reducir el costo general del proyecto sino también entregarlo mucho, mucho antes”.

A nivel local, La NACÍON informó que el reinicio de la actividad aerocomercial, esperado para antes del 1 de septiembre, encontraráal aeropuerto Jorge Newbery paralizado. Los organismos públicos encargados de gestionar el sector planean aprovechar el momento de baja actividad para cerrar Aeroparque durante 120 días a partir de agosto y completar obras de infraestructura pendientes, claves para reanudar los vuelos regionales desde esa terminal, lo que está proyectado para diciembre.

Las obras deben ser licitadas y la intención es que ese proceso se inicie en julio y esté finalizado en el mes de agosto. Las mismas incluirán la repavimentación de las pistas, la reconstrucción de losas en todas las calles de rodaje y también el reemplazo de las balizas de iluminación por otras más modernas y de mayor intensidad. Luego, el aeropuerto céntrico de la ciudad debería mantenerse cerrado desde el 1 de agosto y el 30 de noviembre, período en que se concentrarían los vuelos en Ezeiza.

La decisión de “internacionalizar” Aeroparque había sido expresada en febrero pasado mediante la resolución 40/2020, que disponía que a partir del 11 de mayo de 2020 el aeropuerto de la Ciudad de Buenos Aires quedaría habilitado a sumar destinos de los cuatro países mencionados anteriormente.

En línea con esta decisión pude enterarme que se estarían licitando obras en sectores de locales comerciales y áreas aledañas a sectores de inmigración y aduana.

Ampliaremos.

Perfiles en Redes Sociales