Tiempo de Lectura:6 Minutos, 52 Segundos

Diseñando nuestras ciudades para abordar los problemas de salud global

Vivimos, trabajamos, descansamos y jugamos en ellas, pero durante el siglo XX nuestras ciudades no fueron planeadas pensando en los humanos. Ahora, el profesor de Diseño Urbano para la Salud, Tim Townshend, cree que crear ciudades más saludables está a nuestro alcance.

Se necesitó una pandemia mundial para poner de relieve las deficiencias en la forma en que creamos y vivimos en nuestras ciudades durante el último medio siglo.

Durante el confinamiento, nuestras casas tuvieron que convertirse en aulas y oficinas improvisadas, sin embargo, esto puso de relieve lo estrechas e inflexibles que son la mayoría de las casas del Reino Unido. Tan pronto como fue posible acudimos en masa a los parques urbanos, en busca de espacios verdes revitalizantes. Dónde y cómo vivíamos impactó notablemente nuestra salud física, mental y social.


Tim Townshend es profesor de La Universidad de Newcastlem e investigador especializado en los vínculos entre el entorno construido y la salud y el bienestar. Autor del libro ¿ Ciudades Saludables ? Diseño para el bienestar, donde explora cómo nuestro entorno construido contribuye a los problemas de salud y bienestar, y cómo el diseño físico de los lugares en los que vivimos puede apoyar o dificultar las opciones de estilo de vida saludables.

En esta sesión de preguntas y respuestas, explica por qué debemos enfrentar el desafío de construir para una vida mejor.

 

P: ¿Qué hace a una ciudad saludable?

Una ciudad saludable brinda a todos los ciudadanos un entorno que les permite prosperar y alcanzar su máximo potencial. Responde a sus necesidades y debe tener:

 

  • vivienda digna: que cumpla con los estándares de espacio de la vivienda, esté libre de humedad y frío, esté bien aislada y tenga acceso al espacio exterior
  • acceso a espacios verdes públicos: para hacer ejercicio y apoyar la salud mental y abordar los estilos de vida sedentarios y la obesidad, actualmente un problema importante para el NHS (Servicio Nacional de Salud de Inglaterra)
  • una buena infraestructura de viaje, que permita a los ciudadanos ir y venir del trabajo o la educación
  • acceso a escuelas dentro del área local
  • comercios y servicios adecuados
  • alternativas de alimentación saludable

 

Infografía de cinco temas interrelacionados para ciudades saludables

Las personas que viven en una ciudad deben tener la infraestructura para elegir estilos de vida saludables, desde interacciones recreativas y sociales hasta movilidad y educación.

 

P: ¿Por qué son importantes las ciudades saludables?

La raíz de nuestra salud y bienestar somos nosotros mismos, pero más allá de eso, es nuestro estilo de vida y nuestro entorno construido lo que limita o brinda oportunidades para tener una vida más saludable.

También podemos establecer paralelismos con lo que es bueno para la salud humana y lo que es bueno para la sostenibilidad: desde la perspectiva de la biodiversidad, mucho de lo que es bueno para la salud humana (acceso a espacios verdes abiertos) también beneficia a las especies y la vida silvestre.

 

El Connswater Community Greenway es un proyecto de regeneración urbana en Irlanda del Norte. Esta inversión de £ 40 millones creó medidas de alivio de inundaciones junto con 16 km de ciclovías y senderos, intervenciones que no solo tienen una clara resistencia a las inundaciones de seguridad, sino que también apoyan la cohesión e interactividad de la comunidad, el desarrollo económico, las mejoras en la salud pública y ríos más limpios.

 

Los datos analizados, como parte de este proyecto, mostraron que, si solo el 2% de la población local se volviera más activa, el esquema se pagaría por sí mismo en ahorros de costos para el NHS. ¿No es un hecho asombroso?

 

P: ¿Cómo podemos mejorar la vida en la ciudad ahora?

Hay algunas opciones a corto plazo que pueden tener un impacto dramático casi de inmediato; para mí, la naturaleza en las ciudades tiene una gran importancia.

 

Mire lo que ha hecho el Wild West End de Londres: su objetivo es mejorar la calidad física y ambiental brindando a los londinenses acceso a la naturaleza y alentando el regreso de la vida silvestre a la capital.

 

Es un esquema para crear más corredores verdes en todo el West End y eso puede ser a través de lo más simple: desde la ecologización de los techos que no se usan hasta la adición de jardineras en los postes de luz.

 

P: ¿Cuáles son las mayores barreras para crear ciudades más saludables?

Surgen diferentes problemas de una ciudad a otra, pero hay algunos que son transversales a todos.

 

El cambio drástico en la forma en que la gente compra ha creado centros comerciales vacíos: tiendas con persianas de metal enrolladas cubiertas de graffiti. Esto tiene un impacto negativo en el bienestar.

 

El alto costo de la tierra hace que convencer a los desarrolladores de viviendas de que la salud es comercializable sea muy complicado. Imagínese pedirle a un desarrollador de viviendas que renuncie a construir un par de casas para que haya más espacio verde o espacio para un cobertizo para bicicletas.

 

La necesidad de llevar a las comunidades con nosotros en el viaje. Hay un gran ejemplo en mi libro: el primer desarrollo de viviendas de Nationwide Building Society en más de 100 años en Oakfield, en Swindon.

 

Lo que hicieron aquí fue notable. Designaron a un organizador comunitario que vivía en la comunidad local para ayudar a comprender lo que los residentes necesitaban y querían de un nuevo desarrollo de viviendas. Esa persona ayudó a conectar ideas y compartir objetivos comunes. ¿Qué tan inspirador es eso? Tenemos que encontrar formas más creativas de escuchar a las comunidades.

 

P: ¿Qué nos enseñó el Covid-19 sobre las ciudades saludables?

Tras los cierres de la pandemia de Covid-19, somos más conscientes que nunca del impacto de nuestro entorno en nuestra salud y bienestar.

 

Covid nos enseñó tantas cosas. Nuestra necesidad de espacios verdes es obvia, dado el enorme aumento en el uso de parques y lugares de belleza locales.

 

Y demostró que algunas de nuestras viviendas no son adecuadas para su propósito: los estándares de espacio de nuestra casa son los más pequeños de Europa. Tenemos que pensar en nuevas formas de crear hogares y espacios al aire libre más flexibles y polivalentes.

 

P: ¿Quién debería leer este libro?

Espero que sea útil para los profesionales, por lo que cualquier persona que trabaje en salud pública, planee arquitectura paisajista. Este libro explora muchos temas pero, lo que es más importante, nuestro papel en el desafío del statu quo y la diferencia que podríamos marcar si nos unimos para planificar y regenerar nuestras ciudades.

 

Para aquellos en la academia, estudiantes de pregrado y maestría, presento algunos temas clave y lecturas adicionales. Del mismo modo, hay una gran cantidad de estudios de casos útiles para apoyar la comprensión de algunas teorías en la práctica.

 

P: ¿Qué cambio le gustaría que se adoptara como resultado de su libro?

Reverdecimiento físico, hay mucho potencial para construir, retrospectivamente, espacios verdes en nuestras ciudades.

Jardín urbano
Barbican, Londres, un ejemplo de jardín urbano

 

P: ¿Cómo se pueden poner en práctica sus hallazgos?

Hay tantas lecciones poderosas y positivas para analizar, basadas en principios de innovación, participación comunitaria y un enfoque holístico de los atributos de ciudades saludables. Necesitamos mirar estudios de casos y evaluar qué tan aplicables podrían ser al lugar donde vivimos.

 

En el noreste de Newcastle, el Station Master’s Garden, en Whitley Bay, es un gran ejemplo de jardinería comunitaria. El proveedor de transporte público del noreste, Nexus, permitió que la comunidad local se hiciera cargo de una franja de tierra cubierta de maleza al sur de la estación de la ciudad. La comunidad ha creado huertos, arbustos frutales, estanques y rincones de cuentos para niños.

 

Las ciudades saludables consisten en involucrar a la comunidad, pensar de manera integral sobre las necesidades y hablar con las personas adecuadas.

 

Las ciudades pueden y deben planificarse para las personas con el fin de optimizar la salud de sus residentes y mantener su dinamismo económico y cultural.

 

Fuente: Diseñando Nuestras Ciudades Para Abordar Los Problemas De Salud Global / Universidad De Newcastle

Traducción: ManoAlzada.com.ar

Previous post Diversidad y calidad de contenidos en la segunda semana de la BAQ 2020 en línea
A %d blogueros les gusta esto: